Alianza Lima 2020: Cambios en el camino

La Liga1, al igual que casi todos los campeonatos del mundo, quedó detenida debido a la pandemia del coronavirus y los equipos que la conforman aún tienen la incertidumbre de saber cuándo volverán. El cuadro más popular del país, o uno de los dos junto con Universitario, tiene camiseta blanquiazul. Alianza Lima no empezó bien el año 2020 y espera, con la reanudación, poder encaminarse mejor a una sonrisa en diciembre.

En apuestas deportivas daremos una mirada a este Alianza Lima 2020 con su momento actual en la tabla – hasta antes del parate- los cambios en el comando técnico, los jugadores que llegaron, los que están y los que se irían y demás apuntes de un equipo que tiene 119 años y más de una historia por contar. No te olvides también de revisar nuestro ranking para las mejores apuestas que realizar y, por supuesto, si lo tuyo son los virtual sports te contamos que Betsson y Betfair  tienen las mejores propuestas.

https://www.instagram.com/p/B9o0hc1FKw0

El presente en el Apertura

Alianza Lima arrancó el año a nivel local con su participación en el Torneo Apertura, una de las divisiones de la presente Liga1. Lo hizo con tres derrotas (ante Alianza Universidad de local y Ayacucho y Universitario de visita), dos triunfos (Atlético Grau y Municipal por la mínima diferencia) y un empate en casa de Carlos Mannucci. Es decir, el equipo que en ese momento dirigía Pablo Bengoechea era irregular.

Sin poderío de local y endeble de visita. Jugando en Matute sintió más presión que apoyo y eso se trasladó a un juego vacío, con enormes flaquezas defensivas y poco talento. Quizás el mejor partido de los seis que jugó lo tuvo ante Grau, un rival que venía de la segunda división. Antes que el torneo se detenga, los íntimos se ubicaban en el lejano puesto 13 con apenas 7 puntos y distanciados por nueve del puntero Alianza Universidad. La derrota más dolorosa fue el clásico – donde tuvieron un pésimo encuentro – y cuando la competencia regrese deberán jugar de locales contra Binacional en el estadio de Matute. Los siguientes dos partidos de los íntimos serán contra Cristal (visita) y Cusco FC (local).

Dos entrenadores en el año

En junio del 2019, tras la mala campaña del argentino Miguel Ángel Russo, Pablo Bengoechea volvió al Perú. El campeón con Alianza Lima en 2017 y subcampeón en 2018 regresaba para hacerse cargo del equipo y consiguió, con mucho esfuerzo, meterse a la final 2019 donde terminaría perdiendo, de manera polémica por el juego de ida, ante Binacional.

El equipo de Alianza Lima también tuvo a Bengoechea en la banca de suplentes, pero con un cambio significativo: él iba a elegir los refuerzos y plantear el trabajo desde el inicio. El gran problema del entrenador uruguayo es que intentó cambiar el sistema y el juego y no le resultó, además de perder la buena relación con su plantel. Llegaron las derrotas, las críticas y finalmente, el 8 de marzo tras perder con la ‘U’, dejó el equipo.

Si bien la pandemia del Covid-19 detuvo el torneo a continuación, la administración de Alianza Lima no se quedó de brazos cruzados y, tras revisar varias alternativas, eligió al chileno Mario Salas como nuevo DT, el mismo que fue oficializado (aún está en Chile) el 2 de abril. Salas, quien viene de no tener una buena campaña en Colo Colo, logró el campeonato peruano 2018 con Cristal derrotando justamente a Alianza Lima en la final. Por ahora, su trabajo es a distancia y se espera la re apertura de fronteras para que arribe y se haga cargo del equipo.

https://www.instagram.com/p/B-fHmOoFK-G

Duelo de sistemas

En gran parte de su historia, los blanquiazules apelaron a una táctica con el dibujo 4-4-2 o 4-3-1-2, pero siempre manteniendo los dos atacantes. El Alianza Lima 2020 cambió completamente la temática y se lanzó a jugar con sistemas que hacía años no se intentaban: el 3-5-2 o 3-4-3 que incluso cambiaban y se volvían equipos con un solo delantero.

El resultado fue muy malo, ya que los tres defensores que instaló el entrenador Pablo Bengoechea no tenían ni la velocidad, ni la adaptación,  por ello el equipo era fácilmente atacado cuando Aldair Salazar o Aldair Fuentes aparecían en la alineación.

Luego estaban los habituales extremos que, en un principio, fueron más extremos que marcadores y, por ende, el cuadro quedó más desprotegido y sin retroceso de marca. El otro problema de este sistema fue el bajo nivel de los volantes de contención, Josepmir Ballón y Carlos Ascues, el primero muy lento y el segundo desordenado.

Más adelante, el equipo careció de fuerza ofensiva y terminó generando muy pocas chances de gol, las mismas que pasaban más por los habituales centros ‘a la uruguaya’. Con la llegada de Mario Salas se espera que el sistema aplicado sea el 4-3-3, que usó en Cristal, o el regreso al 4-4-2.

LAS CARAS DE LOS FICHAJES

Catorce nuevos jugadores. Esa fue la cantidad de traspasos que realizó el Alianza Lima 2020 para su campaña tanto nacional como internacional y por ahora, muchos de ellos, no han llenado las expectativas, quitando a los juveniles Franco Medina y Miguel Cornejo, y al delantero Sebastián González Zela (que se fue a préstamo a San Martín) el resto de nombres dejó mucho que desear.

Para el arco se trajo a Steven Rivadeneyra (ex Municipal) que no se ha lucido cuando le tocó actuar. Para la defensa llegaron Alberto Rodríguez y Rubert Quijada (venezolano). El primero ha mantenido un nivel regular y el segundo se mantiene en igual concepto.

Los problemas aparecen más adelante, Josepmir Ballón (volante de marca) está muy lejos de ser el volante neto de contención que destacara en Cristal y Carlos Ascues descuida muchas veces su zona para sumarse al ataque. Por las bandas Oslimg Mora y Alexi Gómez son rápidos para el ataque, pero lentos en retroceso. Arriba, el colombiano Cristian Zúñiga carece de técnica y está relegado a la banca de suplentes, Luis Aguiar deja sentir tu veteranía (34 años) y no es aquel que se llevara aplausos en 2017 y ‘Beto’ da Silva por ahora necesita de más partidos para acoplarse.

Lo de Jean Deza pasa más por los escándalos que ha protagonizado. Quienes se irán a mitad de año son Adrián Balboa y Federico Rodríguez cuyos contratos no serán renovados. En el mercado, si el presupuesto lo permite, buscarán un volante de contención y un centro delantero. Ambos podrían ser extranjeros.

https://www.instagram.com/p/B9nmwvqg0TW/    

Las fortalezas blanquiazules

Este Alianza Lima 2020, por nombres, aparece superior a los planteles de los últimos años, sin embargo en el césped aún no muestra esa calidad. Los puntos a favor del equipo son la variedad de jugadores que el entrenador puede tener en la banca para modificar un sistema o un resultado.

A diferencia del corto, pero campeón, plantel del 2017, este nuevo equipo puede sumar hasta dos jugadores por puesto, pero sin que ello signifique una ‘explosión de talento’. Lo que sí se le puede contar al equipo es que ahora sí tiene recambio en el arco ya que los últimos grandes años del portero Leao Butrón serán reemplazados por el talento del joven Rivadeneyra.

En defensa Alberto Rodríguez ha dejado en claro que mantiene en nivel de selección y que responde cuando es requerido. En el cuadro íntimo también suma la gran velocidad de jugadores como Mora, Gómez, Arroé y Quijada quienes deben muchas veces cubrir los vacíos.

Las debilidades más íntimas

El punto más ‘flaco’ del Alianza Lima 2020 es su alarmante falta de gol. Con solo 5 tantos a favor – la tercera peor delantera del Apertura- el equipo victoriano necesita con urgente que sus goleadores se destapen. Sin embargo esto no se da porque Adrián Balboa es más un ‘carrito chocón’, Federico Rodríguez pierde goles clamorosos y aún sufre por aquel fallo en la final 2019 y ‘Beto’ da Silva nunca fue un artillero de polendas, sino más bien un media punta que viene desde atrás y lleva la pelota con calidad.

Si a eso le sumamos que los extremos Mora y Gómez llegan pero no convierten, el cuadro aliancista está a merced de lo que haga quien se inspire. Otro punto en contra es la poca solvencia y fuerza para el quite, esto porque los balones divididos terminan por ahora en manos del rival – como pasó en el clásico- y sin eso no hay manera de dañar. Además, las jugadas con pelota parada (otro sello del 2017) se han perdido y el nerviosismo de muchos jugadores parece haber aumentado al máximo.

https://www.instagram.com/p/B89okDbF1SR

Los problemas de disciplina

Si en el 2019 o 2018 el nombre de Kevin Quevedo era el último relacionado a la indisciplina, el Alianza Lima 2020 parece haber ‘explotado’ en este punto. Porque, apenas iniciado el año, y durante un día libre de la pretemporada Jean Deza y Carlos Ascues organizaron una fiesta con mujeres y alcohol. Ambos fueron sancionados por la directiva, pero la cosa no quedó allí porque los mismos protagonistas, en pleno torneo, se fueron a una discoteca de salsa a celebrar el paupérrimo triunfo sobre Atlético Grau.

Aquí ya se habló de separación de equipo, pero quien quedó más complicado fue Deza ya que, en tres ocasiones más, apareció en fiestas al lado de una mujer que se aprovecha de su alicaída fama. Por ello, el mediapunta ya fue separado del equipo y, cuando se reinicie el torneo, se le dará de baja del club. El último que generar polémica ha sido ‘Beto’ da Silva quien coquetea con una mujer de la farándula por redes sociales y ha generado malestar en la directiva ya que aparece en páginas de espectáculos.

El momento internacional

El Alianza Lima 2020 no solo estaba planificado para la competencia local de la Liga1, sino también para la dura Copa Libertadores, que en esta edición dejó al equipo de La Victoria encuadrado en el grupo F junto a Racing (Argentina), Nacional (Uruguay) y Estudiantes de Mérida (Venezuela).

Si bien a nivel económico la Copa le dejó a Alianza una ganancia de casi seis millones de dólares – sumando la taquilla e ingresos de Conmebol– a nivel deportivo ha sido muy mala su presentación.

El equipo blanquiazul perdió en casa (1-0) contra Nacional y luego cayó por el mismo resultado en casa de Racing para ser colero sin unidades, sin tantos a favor y por mala diferencia de goles. Cuando el torneo se reinicie, Alianza Lima tendrá el doble cruce más importante porque visitará al cuadro venezolano y recibirá a Racing para intentar sumar los seis puntos que le permitan pensar en quedar tercero y meterse a la vigente edición de la Copa Sudamericana.

El nuevo entrenador, Mario Salas, disputó un torneo internacional con Sporting Cristal, fue la Sudamericana 2018 y quedó eliminado a manos de Lanús.

https://www.instagram.com/p/B9pw4WmFx3_/

La nueva administración

Luego que la deuda que tiene Alianza Lima llevara al club a ser administrado por Renzo Ratto – con quien los íntimos lograron el campeonato 2017- en este año, el Alianza Lima 2020 también tiene nuevas caras en las oficinas. Primero, Ratto presentó su renuncia, la misma que fue aceptada y ahora es Kattia Bohórquez quien tomará las riendas como ‘cabeza’ del club.

Sin embargo, el cambio más significativo se dio en otro nivel, en la deuda que se tenía con la Sunat ya que esta fue adquirida por un grupo de socios pertenecientes al llamado ‘Fondo Blanquiazul’ y que ahora es el mayor acreedor que tiene la institución, por ende las decisiones en su mayoría pasan por ellos.

Este grupo estaría conformado por César Torres, Fernando Farah, Diego Gonzáles Posada y Antonio Armijo. Además, Alianza Lima tiene ahora un director deportivo en la persona del colombiano Víctor Hugo Marulanda, quien supo jugar y salir campeón con la institución en 1997. El gerente deportivo continúa siendo Gustavo Zevallos por quien pasan las decisiones para los fichajes.

https://www.instagram.com/p/B8zOKJqFAww

Conoce también

Últimas noticias